OM. Tradicionalmente se considera que el linaje (sampradaya) del Advaita Vedanta empieza en el mismo Absoluto, que manifestándose como Shiva o Narayana, otorgó esta sagrada enseñanza a Brahma (el creador), quien a la vez la transmitió a su hijo Vashista, quien la transmitió a Shakti, Parashara, y a una larga sucesión de sabios (rishis) hasta llegar a Gaudapada (autor del comentario de la Mandukya Upanishad, Mandukya Karikas), Govindapada (quien fue el guru de Sri Shankara), Sri Shankara, sus cuatro discípulos Sureswaracharya, Totakacharya, Padmapada y Hastamalaka, pasando por una larga sucesión de grandes maestros y jñanis que han mantenido viva esta tradición hasta llegar a nuestro propio Gurú. Salutaciones al linaje que permanece siempre vivo en las palabras de los mahatmas.

Screen Shot 2014-08-12 at 2.11.30 PM

sadāśiva samārambhām śaṇkarācārya madhyamām asmadācārya paryantām vande guruparamparām

Salutaciones al linaje. Que se origina con Sadashiva, en medio (continúa) con Sri Shankara, hasta llegar a mi propio Gurú.

nārāyaṇaṁ padma-bhavaṁ vasiṣṭhaṁ
śaktiṁ ca tat-putra-parāśarañca
vyāsaṁ śukaṁ gauḍa padaṁ mahāntaṁ
govinda-yogīndram athāsya śiṣyam
 śrīśaṇkarācāryam athāsya padma pādaṁ
ca hastāmalakañca śiṣyam taṁ toṭakaṁ
vārtika-kāram anyān asmad-gurūn santatam ānato’smi 

Ante Nārāyana; ante Brahmā, nacido del loto; ante Vasiṣṭa; ante Śakti y su hijo Pāraśara; ante Vyāsa, ante śuka y el gran Gaudapāda; ante Govindapāda, el más grande de los yogīs; ante su discípulo Śankarāchārya; ante sus discípulos, Padmapāda, Hastāmalaka; Totakāchārya y Sureśvarāchārya, escritor del comentario, y ante los demás Gurús de nuestro linaje, me inclino para siempre.