Screen Shot 2014-08-17 at 8.24.49 PM

Bhagavan Nityananda (1897-1961). Se conocen pocos detalles de la vida de Bhagavan Nityananda. Sabemos que nació en el sur de la India y se cree que poseía, ya desde su infancia, sorprendentes poderes. Le gustaba la soledad y acostumbraba a vagar, a menudo desnudo, felizmente absorto en la dicha suprema. Para él la alegría divina existía en todas partes.

De joven vivió en una profunda cueva en la jungla, en Guruvan, un lugar situado cerca de Kanhangad (Karnataka), localidad en la que posteriormente Sri Nityananda creó un ashram. En su presencia ocurrían grandes milagros, liberó a muchas personas de sus aflicciones, de su dolor y de la pobreza. La gente le amaba y quería estar cerca de él.

Nityananda era considerado un avadhuta (aquel que debido a su estado de absorción en el Absoluto, está más allá de las normas y códigos sociales). Permanecía largos períodos sin aparecer, y se cree que vivió durante años en Los Himalayas realizando austeridades.

En 1936 Gurudev Nityananda llegó a Ganeshpuri (Maharashtra), donde se estableció de forma permanente junto a las aguas termales cerca del templo de Sri Bhimeshwar Mahadeva. Allí paso los últimos veinticinco años de su vida. Durante este periodo acudieron a él innumerables devotos buscando su guía y ayuda. Ganeshpuri se convertió en un lugar de peregrinaje.

En agosto de 1961, Sri Nityananda tomó mahasamadhi (abandonó su cuerpo físico). Más adelante se construyó un templo en su honor, al que acuden aún en la actualidad, un gran número de peregrinos y devotos para recibir su bendición.

Sri Nityanada guió a muchos aspirantes (sadhakas) hacia el reconocimiento de su propia Divinidad, entre ellos a Swami Janananda, Swami Sadananda, Sri Shaligram Swami y Swami Muktananda. Este último llevó la enseñanza de Sri Nityananda por todo el mundo.